Imaginemos cómo sería hacer negocios generando un impacto positivo en las comunidades. Imaginemos empleados que cambien el mundo para bien. Este es el tipo de cultura que estamos tratando de crear en alianza con C&A.

Muchos de los países en los que C&A se abastece son desproporcionadamente afectados por desastres naturales y por brotes de enfermedades. Además, la pobreza, la inequidad de género y la disparidad en la educación son problemas reales de las comunidades en las que viven los colaboradores de la marca.

Necesitamos más que un mero cambio superficial. Para realmente fortalecer a las comunidades más vulnerables, tenemos que llegar a la raíz de estos complejos desafíos. Y tenemos que lograr que la gente nos acompañe en nuestro camino. Hacer que el cambio positivo sea relevante y alcanzable para los individuos aumentará en gran medida nuestras posibilidades de lograr un impacto positivo a largo plazo.

Suzanne Lee/Save The Children

En esta sección

  • 6.1

    Fortaleza frente a un desastre

    Rinki Devi cuenta cómo el programa de reducción de riesgo de Save the Children la está ayudando a ella y a su comunidad a estas mejor preparados para los desafíos que enfrenta una colonia urbana de bajos recursos.

    LEE MAS
    CJ Clarke/Save The Children
  • 6.2

    Creando una economía estable para mujeres artesanas

    Alejandra Ibarra explica cómo la campaña Inspiring Women está impulsando a mujeres artesanas y sentando un precedente para la industria.

    LEE MAS
    Juancarlos Sosa
  • 6.3

    Un día de trabajo para los demás

    Erandi, voluntaria de C&A, nos cuenta lo que logró durante una jornada laboral dedicada a trabajar por los pacientes del Hospital Civil de Guadalajara albergados en Galilea 2000 A.C.

    LEE MAS
    Ben Langdon
    Kristijan Aranjos’, MEX Productions
VALOR DEL DONATIVO: €10 millones (3 años)
6.1

Fuerza frente
al desastre

Junto con Save the Children, buscamos nuevas formas de apoyar a las mujeres y a los niños que se encuentran en zonas urbanas de alto riesgo. Lugares que son proclives a desastres naturales, brotes de enfermedades e inclusive violencia. Rinki Devi explica la forma en la que el apoyo que recibe de Save the Children en India ayuda a que su familia y su comunidad sean más resilientes y puedan defenderse mejor ante un desastre.

Mi familia y yo hemos vivido 11 años en el campo de Rajasthani. Tengo dos hijos: Adrea de 11 y Barat de 9. El campo de Rajasthani ahora se ve muy ordenado y limpio, y le doy la bienvenida a cualquiera que quiera visitarlo. Pero han ocurrido desastres a lo largo de los años; uno pasó hace algunos meses.

Hubo un brote de chikungunya, una enfermedad que contraen los humanos a través de picaduras de mosquitos infectados. Fui la primera de mi familia en caer, pero después todos se enfermaron. A pesar de haber sido independiente toda mi vida, me sentía tan mal que no podía trabajar. Tuve que pedir dinero prestado para pagar el hospital y las medicinas. Me sentía muy mal por no poder cuidar a mis hijos adecuadamente.

Cuando estaba enferma, un compañero del trabajo contactó a un periódico importante para hablar sobre la situación en el campo Rajasthani. Un editor vino a mi casa y me entrevistó. Le conté todo sobre la mugre y lo que ésta causaba a las familias. Cuando la entrevista se publicó, otros canales de información recogieron la historia.

Pero yo sabía que para generar más cambio, nuestra comunidad tenía que trabajar de forma conjunta. Las alcantarillas eran un grave problema para nosotros. Abiertas y con basura, son el lugar propicio para la cría de mosquitos, lo que hace que enfermedades como el chikungunya se propaguen fácilmente. Entonces formé un grupo de doce madres; juntas fuimos a buscar a las autoridades locales para explicarles todo esto y contarles cómo los niños se caían en las alcantarillas abiertas.

Trabajando juntos y discutiendo los temas, logramos que las autoridades tomaran acción. Cubrieron las alcantarillas y la propagación de mosquitos se redujo sustancialmente. Con Save the Children aprendí la importancia de atacar los problemas de manera colectiva. Han estado viniendo el último año y medio a trabajar con nosotros para conocer los problemas que enfrentamos y encontrar soluciones.

Aprendimos habilidades técnicas, como cómo detectar las primeras señales de advertencia de un desastre o epidemia, primeros auxilios, y cómo evacuar si ocurre un desastre. Pero en mi caso, la lección más importante ha sido sobre cómo representarme a mí misma y expresar mis ideas. He aprendido cómo controlarme, mantener la calma si hay un desastre y hacer algo al respecto. Y todo esto no me beneficia sólo a mí, ya que transmito todo lo que aprendo a mis hijos, a toda mi familia y a los vecinos.

En el pasado, la gente solía pensar: “no importa si la casa de esa persona está sucia”, pero Save the Children nos ha ayudado a entender que eso es problema de todos. Y sobre todo, que si tenemos que hacer frente a algo, tiene que ser de manera conjunta.

Gracias al programa, mi red social se ha extendido, puedo alcanzar y aprender de más gente que antes. El ataque a los brotes de chikungunya es una muestra de cuán fuerte puede ser la comunidad cuando trabajamos juntos.

La importancia de estar
preparados para el desastre

50%

de los afectados por desastres naturales en el mundo son niños

14x

mujeres y niños son 14 veces más propensos a morir en desastres

=

por cada dólar invertido en medidas DRR, se pueden ahorrar 7 dólares en recuperación post desastre

Nuestra participación

0.0

Se han alcanzado 118,781 madres e hijos de modo directo. Esperamos que 300,000+ personas se beneficien indirectamente de las medidas y políticas de reducción de riesgos.

Nuestro objetivo es fortalecer la capacidad de las madres y de sus hijos para vencer los desafíos de la vida diaria. Lograremos esto haciendo pruebas piloto de formas innovadoras para la reducción de riesgos en contextos urbanos de cinco países: Brasil, México, China, India y Bangladesh.

Cómo estamos formando comunidades más resilientes :

  • Enfoque en madres e hijos

    Estamos enfocados en madres e hijos de los suburbios y colonias de menores recursos en cinco países en desarrollo, no sólo porque son los más vulnerables ante las amenazas urbanas, sino también porque pueden ser agentes de cambio. Con la información y las herramientas adecuadas, las madres y los hijos pueden trasformar sus hogares y sus colonias en lugares seguros y hacer que sus comunidades sean más resilientes a las emergencias.

  • Compartir lo que funciona

    Cada uno de los cinco países en los que trabajamos enfrenta desafíos diferentes. Es por ello que en Bangladesh nos enfocamos en el manejo de riesgo para mujeres y trabajadores de la industria textil. En México y China estamos enfocados en la seguridad de las escuelas. De cualquier modo, los equipos de cada país comparten lo que han aprendido: desafíos, alianzas poco usuales y resultados. Esto nos ayudará a crear un marco general de aprendizaje de lo que tenemos que hacer en el futuro.

  • Creando una base de evidencia

    Estamos llevando a cabo una investigación sobre reducción de riesgo en desastres, un conjunto de 11 estudios que servirán como base para el programa de Reducción de Riesgo (DRR). Basado en datos existentes acerca de desastres en 17 países, estamos recopilando conocimiento sobre herramientas, políticas y programas que funcionan. Esto nos permitirá decidir cuáles deben ser ampliadas y cuales descartadas.

  • Convocar e inspirar a otros

    Una alianza que mejora la resiliencia de mujeres y niños y niñas solo puede llegar hasta cierto punto. Queremos lograr un impacto más grande que la suma de nuestras partes. Por ello compartimos nuestros aprendizajes en los cinco países que participan en el programa y en la investigación de Save the Children con el sector entero de reducción de riesgos ante desastres a nivel mundial. Esto lo logramos participando en foros, plataformas, paneles y reuniones como la Plataforma Global para la Reducción de Riesgo ante Desastres (http://www.unisdr.org/). A través de este foro bianual, en un ambiente de programas con enfoques similares, instituciones y personas pueden compartir sus conocimientos, entablar el diálogo y crear alianzas. Esto tiene el potencial de acelerar a todo el sector.

VALOR DEL DONATIVO: €50 mil (2 años)
6.2

Creando una economía
estable para mujeres
artesanas

Fundación C&A y la campaña Inspiring Women tienen el objetivo de empoderar a las mujeres en las comunidades en las que opera C&A. Alejandra Ibarra de la Red Niu Matat Napawika en México explica cómo los fondos de la campaña están apoyando a su organización a construir fundamentos sólidos y sentar precedentes para el cambio.

Nuestra finalidad en Red Niu Matat Napawika es mejorar la calidad de vida de las mujeres artesanas a través del mejoramiento de su situación económica. Nosotros somos el puente entre estas mujeres y el mercado global, ayudándolas a asegurar sus ventas mientras producen sus artesanías, preservando la riqueza cultural de México.

A través de Fundación C&A y de la campaña Inspiring Women de C&A estamos impulsando a las mujeres artesanas de Chiapas. Propiciamos la creación de un mercado estable para que puedan ser más independientes financieramente.

Hasta el momento hemos introducido esquemas para mejorar el acceso de las artesanas a materias primas. Hacer que las materias primas se encuentren más cerca de su casa significa que no tienen que viajar muy lejos para conseguirlas, lo que se traduce en ahorro de tiempo y dinero. Esto además les asegura el acceso a materiales de alta calidad a buen precio, lo que les permite entregar los productos a sus clientes a tiempo.

También estamos trabajando para establecer un centro de desarrollo comunitario en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, en el que las artesanas podrán aprender a usar nuevas herramientas y así fabricar sus artesanías con menos esfuerzo físico. Este centro comunitario también podrá ser utilizado como punto de reunión para que las mujeres puedan compartir lo que aprenden. No es tan común en esa zona que las mujeres ganen dinero y eso puede crearles problemas con su familia, como violencia doméstica. Si tienen un lugar donde reunirse, ellas pueden hablar abiertamente, compartir sus historias y encontrar su propia voz.

Juancarlos Sosa

Uno de nuestros proyectos más recientes fue en colaboración con C&A. Las artesanas han hecho a mano bolsillos delanteros y traseros para una colección de shorts de mezclilla para damas que se vendió en todas las tiendas C&A en México. Este es un gran momento. Muchas marcas en América Latina replican artesanías en sus líneas de moda y los artesanos no están protegidos. C&A ha tomado la iniciativa de trabajar con verdaderos artesanos, lo cual ha generado un gran impacto positivo. En solo un mes, los ingresos de las mujeres aumentaron en un 152%.

Es de esperar que más marcas importantes sigan los pasos de C&A e incluyan a las artesanas en sus procesos de producción. Esto ayuda a reducir la pobreza, habilita a las mujeres y les da a los clientes la oportunidad de tener un impacto positivo a través de su compra. También sirve para hacer negocio, C&A llega a vender una línea exclusiva y conectarse con sus clientes en nuevas e interesantes formas.

A través de esta alianza única con C&A y Fundación C&A, estamos creando oportunidades para las mujeres que son difíciles de encontrar en México. Creamos estabilidad, aseguramos el ingreso y, espero que establezcamos un precedente para la industria textil del futuro.

0
0%

mujeres artesanas que participaron

vieron su ganancia incrementada en un

2016 fue el segundo año de la campaña con colaboradores de C&A: Inspiring Women. La campaña se llevó a cabo en Brasil, México y los países asiáticos de donde C&A se abastece. Más de 15,800 empleados participaron, un total del 78% del personal de C&A en estos países.

Más de

15.800

empleados participaron

Un total del

78%

de la fuerza laboral de C&A en estos países

Impulsando a mujeres artisanas mexicanas
Alejandra Ibarra, de la Red Niu Matat Napawika en México, narra cómo los fondos de la campaña Inspiring Women están impulsando a su organización a construir fundamentos sólidos y sentar precedentes para el cambio.

VALOR DEL DONATIVO: €20 millones (3 meses)
6.3

Un día de trabajo
para los demás

Al final de nuestras vidas solo seremos juzgados por el amor” se leía al reverso de las playeras que portaron los voluntarios de Galilea 2000 A.C. mientras remodelaban, mejoraban e instalaban espacios para talleres de recreación y autoempleo para pacientes del Hospital Civil de Guadalajara, durante una jornada laboral que dedicaron a trabajar por los demás. Erandi, voluntaria, nos platica cómo fue ese día.

Cuando leí la historia del último voluntariado –organizado por Fundación C&A– en una casa hogar para niños, me conmovió tanto que decidí enlistarme para participar en el siguiente proyecto que realizaría la fundación para nosotros (colaboradores de C&A).

Fue así que en diciembre del 2016, me trasladé junto con un grupo de 50 voluntarios al Albergue de Pacientes del Hospital Civil de Guadalajara Galilea 2000 A.C., asociación fundada hace 18 años por Maru Casillas y ubicada en Jalisco. Ésta asociación se encarga de dar techo y comida a más de cuatro mil pacientes –y sus familiares– del Hospital Civil de Guadalajara al año, quienes se ven obligados a destinar sus pocos ingresos para solventar sus gastos médicos, dejándolos sin suficiente dinero para comer y buscar alojo; especialmente si son habitantes de comunidades foráneas.

Debido a esta desafortunada realidad, Galilea 2000 también otorga medicinas, catéteres y terapia a aquellas personas que no pueden pagarlas; transportan a los pacientes enfermos del albergue al hospital –y viceversa– para que acudan a sus citas; ofrece sesiones de tanatología y talleres recreativos y de autoempleo.

116 voluntarios participaron en México en 2016, donando 928 horas de voluntariado en 3 diferentes proyectos que beneficiaron a más de 4,000 personas en Querétaro y Guadalajara.

116
928
3
4 mil

Participamos en total 50 voluntarios ese día y nos dividimos las tareas en grupos para instalar las áreas donde se llevarían a cabo los talleres recreativos y de autoempleo para los pacientes. Fuimos 7 grupos en total: uno para el taller de costura, donde yo participé, otro de arte terapia, uno de cocina, uno de venta de productos de primera necesidad para los pacientes, otro de limpieza general de la casa y uno último para mejorar la casa de los niños.

Al principio parecía tanto trabajo que no pensamos que fuéramos a terminar de instalar el espacio de costura en un solo día, pero cuando concluimos los trabajos, nos sentíamos todos muy satisfechos porque entendimos para qué serviría ese lugar y esos materiales; nuestro esfuerzo valió la pena. Yo me dediqué a restaurar y pintar las paredes, acomodé los estantes con materiales y el resto del mobiliario, además hicimos unas mariposas de tela. Cuando conocí su significado, me emocionó mucho; cada pieza de estas mariposas representa las partes físicas o afectivas que los pacientes han perdido y que están reconstruyendo o rehabilitando en su proceso de sanación.

En cuanto todos los grupos terminamos nuestras actividades, se llevó a cabo una actividad con los huéspedes de Galilea 2000: agradecerse mutuamente sin decir ni una sola palabra. En esa ocasión, me tocó realizar el ejercicio con una señora viuda y con tres hijos, de los cuales, una de ellos se encontraba en el Hospital General de Guadalajara, pues había sido internada por un embarazo de alto riesgo. Esta mujer conocía la existencia de Galilea porque, años antes, la organización le había ayudado cuando padeció cáncer. Estar frente a ella, me conmovió hasta las lágrimas, pues sin decir nada, nos dijimos todo.

Esta experiencia fue algo único en la vida. Me siento muy orgullosa de ser parte de C&A, una compañía que se preocupa por los demás, y le agradezco a Fundación C&A la oportunidad de asistir y poner de mi parte para ayudar a quienes más lo necesitan. Definitivamente, volvería a ofrecerme como voluntaria y deseo que más compañeros de trabajo se sumen a esta iniciativa.